Unidades especializadas

Programa de Osteoporosis

Pruebas complementarias

La Osteoporosis ha sido denominada "el enemigo silencioso”. Nuestros huesos pueden debilitarse y volverse frágiles a lo largo de los años, sin que den ninguna señal de alarma, hasta que la primera fractura nos hace conscientes de un problema ya demasiado avanzado. Asociamos por lo general la osteoporosis con la edad avanzada, pero este problema puede producirse en personas jóvenes con el consumo de determinados fármacos como los corticoides, asociado a ciertas patologías que afectan por ejemplo al sistema endocrino y hormonal, y está altamente influenciado por el tipo de dieta y la vida sedentaria. Evitar este problema radica en la prevención y en la detección precoz.

 

Comprueba si estás en alguno de los grupos de riesgo:

¿Tengo una edad avanzada?

El riesgo de osteoporosis aumenta conforme envejecemos, aunque como decíamos puede ocurrir a cualquier edad

¿Soy mujer?

Es más frecuente, pero al igual que con la edad, también muchos hombres padecen osteoporosis.

¿Alguien en mi familia ha tenido osteoporosis?

Si uno de nuestros padres desarrolló osteoporosis tendremos mayor riesgo de perder masa ósea.

¿Tomo alguna medicación?

Los corticoides, los antiepilépticos, los antipsicóticos, son fármacos muy eficaces y necesarios, pero es necesario vigilar el desarrollo de osteoporosis. Detectado a tiempo, pueden tomarse las medidas necesarias para prevenirlo. Nunca deje de tomar un fármaco por este motivo.

¿No hago nada de ejercicio?

Las personas sedentarias están en mucho mayor riesgo de padecer osteoporosis (y muchas otras patologías)

¿Estoy en la menopausia o después de ella?

Los cambios hormonales tras la menopausia influyen mucho en la masa ósea y es posible tratar este problema. Es necesario valorarlo tanto desde el lado reumatológico como ginecológico, analizando riesgos y beneficios para cada mujer. Link a nuestro programa de Ginecología si lo tenemos

¿Fumo?

Los fumadores tienen mayor riesgo de osteoporosis que los no fumadores, a través de distintos mecanismos. Por ejemplo, fumar puede cambiar los niveles hormonales del cuerpo y puede interferir en la absorción del calcio. Link a nuestro programa de Deshabituación de Tabaco si lo tenemos

¿Peso muy poco?

El riesgo de la osteoporosis es mayor en las personas delgadas con huesos pequeños y menos en las personas con peso. Como ejemplo, las pacientes con anorexia nerviosa de larga evolución, pueden desarrollar osteoporosis como una de las complicaciones, incluso a edades tempranas.

¿Me alimento mal?

Es especialmente importante el consumir calcio (lácteos, nueces, cereales integrales, vegetales de hoja verde), vitamina D (huevos, pescados grasos, cereales) y vitamina K (vegetales de hoja verde como acelgas, espinacas, brócoli, repollo o lechuga). Pero el exceso también es un problema. Por ejemplo, demasiada vitamina A puede aumentar el riesgo de osteoporosis.

 

Información sobre la osteoporosis

La osteoporosis es la destrucción del tejido del hueso, que se vuelve frágil y menos denso de lo normal. El principal riesgo de la osteoporosis es que aumenta el riesgo de fractura de un hueso. Aproximadamente la mitad de todas las mujeres mayores de 50 años tendrá una fractura de cadera, de muñeca o de vértebras (huesos de la columna) durante su vida en relación con este problema.

La causa más importante de la osteoporosis es genética, es decir, hereditaria. Puede deberse a no tener suficiente calcio para formar nuevo tejido óseo, debido a falta de calcio en la dieta o a mala absorción del mismo. Otros factores de riesgo incluyen fumar, la falta de estrógenos o testosterona, el poco ejercicio y pueden influir distintas enfermedades y fármacos.

El mayor problema es que no hay síntomas en las etapas iniciales de la osteoporosis. Muchas veces, las personas tendrán una fractura antes de saber que padecen la enfermedad. El dolor en casi cualquier lugar de la columna vertebral puede ser causado por fracturas de los huesos de las vértebras. Esto se denomina aplastamiento vertebral. A menudo ocurren sin una lesión. El dolor se produce de repente o lentamente con el paso del tiempo, produciéndose pérdida de estatura o encorvamiento.

Por ello la prevención y la detección precoz, son esenciales. Cuando la osteoporosis ya está avanzada, tendremos menos posibilidades de intervenir, aunque hay tratamientos que pueden reducirla y podremos frenar su avance.

 

Pruebas y exámenes

Identificar los factores de riesgo suele ayudarnos a saber si hemos de poner especial cuidado en la prevención de la osteoporosis. Para confirmarla podemos recurrir a diversas pruebas

Las radiografías simples no son muy precisas para predecir si somos o no propensos a tener osteoporosis. La prueba de imagen más fiable es la densitometría, que mide la densidad mineral ósea. Nos dirá cuánta pérdida ósea hay en distintas zonas y el riesgo de fractura. También puede hacerse como un control para evaluar la eficacia de los tratamientos para la osteoporosis.

A veces se realizan analíticas para comprobar si hay alteraciones hormonales o patologías asociadas que puedan estar causando la osteoporosis.

Tratamiento

La dieta y el ejercicio son fundamentales. El alcohol y el tabaco son especialmente perjudiciales.

Puede recurrirse a fármacos en determinados casos, su médico le dirá si están indicados y cuál se ajusta más a su problema.

Cuando la osteoporosis es avanzada, es importante prevenir las caídas. Retirar alfombras, poner una buena iluminación, colocar barras de seguridad en el baño, revisar la visión, usar zapatos adecuados y evitar suelos deslizantes, son algunos consejos a seguir.

Cuando hay fracturas vertebrales dolorosas puede usarse cirugía, como la cifoplastia o la artrodesis vertebral.

 volver