Unidades especializadas

Programa de psiquiatría y psicoterapia infantojuvenil

Un servicio integrado de evaluación psiquiátrica, psicológica y de intervención terapéutica tanto farmacológica como psicoterapéutica y logopédica.

La atención a niños y adolescentes es especialmente sensible a la dispersión de los especialistas que se ocupan de su atención. El trabajo en equipo de profesionales con experiencia en población infantojuvenil permite una visión global del problema y un abordaje que incluya aspectos psicológicos, médicos y psicopedagógicos.

Nuestra Unidad de Psiquiatria y Psicoterapia Infantojuvenil ofrece los siguientes recursos

 

Diagnóstico

Evaluación psiquiátrica y psicológica

Es importante realizar un diagnóstico clínico para descartar posibles patologías: Ansiedad, depresión, síntomas obsesivos, síntomas postraumáticos, trastorno mental grave: psicosis, trastorno bipolar, trastornos generalizados del desarrollo, discapacidades, trastornos de conducta, TDAH, etc. Pero es igual de relevante entender los rasgos de carácter del niño, sus capacidades cognitivas y emocionales, sus habilidades interpersonales, estrategias de afrontamiento y, en general, el conjunto de factores que van formando su personalidad. El tratamiento ha de ser específico para el problema, pero también centrarse en las potencialidades y entender las particularidades de cada niño concreto.

Evaluación neuropsicológica

Incluye pero es mucho más amplia que la evaluación psicométrica y psicopedagógica. Representa un análisis funcional global de las distintas áreas neuropsicológicas: capacidad intelectual global y específica, atención, memoria, procesamiento de información, etc. Permite un análisis en profundidad de las capacidades y limitaciones del niño, los aspectos afectados y por nos ayuda a saber orientar la intervención tanto terapéutica como educativa.

Pruebas complementarias

En el estudio de algunas patologías, como el TDAH o los trastornos del espectro autista, estudiamos el funcionamiento cerebral con pruebas de neuroimagen funcional, que nos aportan datos objetivos para apoyar el diagnóstico.

Tratamientos

Terapia EMDR

Inicialmente planteado como un abordaje para superar los efectos de situaciones traumáticas, ha mostrado buenos resultados en depresión y ansiedad, fobias, trastornos de conducta, problemas de autoestima, somatizaciones, etc. Se ha usado con niños en diversas patologías con buenos resultados. En el equipo de psiquiatría y psicoterapia infantojuvenil colaboran profesionales con formación EMDR avalada por las asociaciones internacionales, con una amplia experiencia en su aplicación en niños y adolescentes.

Neurofeedback y biofeedback

El neurofeedback ha sido recientemente reconocido como uno de los tratamiento de elección en el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, alcanzando efectos equiparables a la medicación. Trabajamos con equipos acreditados y profesionales especializados en la aplicación clínica del Neurofeedback.

Entrenamiento en habilidades sociales

Muchos niños y adolescentes no saben relacionarse con sus iguales, resolver conflictos, comunicarse. Esto no siempre es fruto de un problema o una patología, sino de la falta de aprendizaje de estrategias relacionales. Estos aspectos se trabajan tanto a nivel individual como con técnicas grupales

Orientación ante dificultades de aprendizaje

La evaluación conjunta de aspectos neurocognitivos, clínicos y psicológicos permite elaborar estrategias globales de intervención. La fluida coordinación con el centro escolar y la familia es clave en este trabajo.

Terapia cognitivo-conductual

Algunos aspectos de la problemática infanto-juvenil son abordables con estrategias cognitivo-conductuales, trabajando tanto con los niños y adolescentes como con sus familias en el aprendizaje de pautas, la solución de problemas, los estilos de afrontamiento y muchas otras estrategias que ayudan a modificar conductas y a cambiar perspectivas.

Trabajo con familias

 

El trabajo con la familia es imprescindible en el abordaje del problema del niño. Los padres son esenciales en el tratamiento y la buena evolución dependerá del trabajo conjunto entre la familia y los profesionales. Los padres podrán acudir a grupos y talleres, o realizarse una terapia familiar específica cuando sea necesario. Es importante que las familias tengan herramientas para la resolución de conflictos, la mejora de habilidades comunicativas, la comprensión de los factores de apego y la superación de dificultades en los vínculos y el manejo de diversas situaciones a lo largo de los distintos estadios evolutivos.

Terapia farmacológica

La medicación puede ser un elemento esencial en el manejo de algunos trastornos, o una ayuda puntual o accesoria en muchos otros. Utilizada de modo adecuado, en coordinación con una estrategia terapéutica global, resulta de gran utilidad en muchos niños y adolescentes, como por ejemplo en TDAH, trastornos depresivos graves, trastornos psicóticos, trastornos de conducta severos, trastornos obsesivos, etc.

 volver