¿Cómo actuar ante la sospecha de un esguince?

Un esguince es una lesión que se produce por un movimiento brusco y excesivo de una articulación, sobrepasando su movilidad fisiológica. Este movimiento puede estirar o desgarrar los ligamentos, que son unas bandas de tejido conectivo fibroso que conecta dos huesos entre si, dotando de estabilidad a las articulaciones.

Para lograr esta estabilidad, el ligamento tiene una función pasiva (frena el movimiento cuando se estira) y una función activa (actúa como un receptor que, al sufrir un estiramiento, envía información para activar el sistema muscular y corregir la posición de la articulación).

Síntomas

Cuando se produce un esguince los signos y síntomas más relevantes que podrá notar el paciente son:

  • Dolor local al ejercer peso sobre la zona afectada.
  • Dolor a la palpación.
  • Hinchazón.
  • Hematoma.
  • Amplitud de movimiento limitada
  • Inestabilidad en la articulación.
  • Sonido o sensación de chasquido en el momento de la lesión.

Ante estos signos y síntomas, lo mejor es acudir al médico para recibir un diagnóstico correcto y descartar posibles lesiones secundarias. En Clínica Assistens contamos con los mejores especialistas en traumatología de A Coruña.

Diagnóstico del esguince

El especialista realizará una entrevista al paciente sobre cómo se ha producido la lesión para proceder al posterior examen físico, donde revisará el nivel de inflamación y los puntos de sensibilidad en la articulación afectada.

Si es necesario realizará pruebas complementarias para evidenciar el daño de la lesión.

  • Radiografías. Pueden ayudar a descartar una fractura u otra lesión ósea como la fuente del problema.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM). Pueden usarse para ayudar a diagnosticar la extensión de la lesión.

Grados de esguince

Podemos clasificar el nivel de gravedad de la lesión articular en tres grados diferentes:

Esguince de grado 1

Consiste en la distensión de parte del ligamento, sin incluir ni rotura ni arrancamiento con respecto al hueso. La zona aparece hinchada y con un dolor de intensidad variable, pero la articulación permite realizar movimientos normales.

Esguince de grado 2

Presenta una rotura parcial de los ligamentos. La articulación no permite realizar movimientos normales y presenta un dolor intenso. Generalmente, precisan de un periodo de reposo variable antes de volver a la actividad normal.

Esguince de grado 3

Consiste en la rotura total del ligamento con arrancamiento con respecto al hueso. Puede causar una luxación si provoca la pérdida de la congruencia articular. En estos casos habitualmente es necesario realizar un tratamiento quirúrgico para reparar el ligamento afectado.

Tratamiento

Tras la visita al especialista con el consiguiente diagnóstico es importante empezar el tratamiento cuanto antes supervisado por un fisioterapeuta. El proceso constará de varias fases que variarán en su duración dependiendo del grado de la lesión.
El tratamiento irá enfocado a reestablecer la función pasiva y activa (propioceptiva). En un primer momento será necesario el control de la inflamación. Para ello:

  • Reposo o reposo relativo. Evitar las actividades que causan dolor, hinchazón o malestar. Dependiendo del grado será necesario movilizar la zona desde el principio. Haz caso a tu especialista en los plazos ya que variará en función del alcance de la lesión.
  • Hielo.
  • Compresión. Para controlar la inflamación, el médico puede colocar una venda elástica en la zona afectada.
  • Elevación. Elevar el área lesionada por encima del nivel del corazón, especialmente durante la noche, permite que la gravedad ayude a reducir la hinchazón.

En cuanto sea posible el fisioterapeuta recomendará empezar a realizar distintos ejercicios tanto para empezar a trabajar la musculatura como para garantizar la movilidad de la articulación.
La intensidad de esos ejercicios de fuerza y propiocepción irá aumentando, adaptándose a cada caso, hasta lograr una resolución total del cuadro.
Puede ser normal en este tipo de lesiones que las molestias persistan durante un tiempo, por lo que no debemos alarmarnos.

En Assistens contamos con profesionales en de primer nivel en la especialidad de fisioterapia, que podrán acompañarte durante todo el proceso para ir adaptando a tu cuadro y tus necesidades tanto la terapia pasiva como el trabajo activo.

Sabemos que es muy habitual la ingesta de antiinflamatorios sin la recomendación de tu médico, por eso te recordamos que no tomes medicamentos sin la prescripción de tu especialista. De la misma manera es importante que el ejercicio sea progresivo y adaptado por lo que debe estar siempre supervisado por un profesional.

Prevención

Para disminuir el riesgo de sufrir un esguince de nuevo, que es una de las principales complicaciones, hay ciertas medidas y consejos a seguir:

  • Trabajo de fuerza general
  • Ejercicios propioceptivos
  • Realizar una activación muscular previa a realizar un ejercicio intenso.
  • Utilizar un calzado adecuado a la actividad que se va a desempeñar
  • Evita usar férulas, tobilleras o rodilleras.

Si crees que has sufrido un esguince o tienes molestias de algún episodio pasado, en Clínica Assistens contamos con los mejores especialistas en traumatología y fisioterapia.

No dudes en visitarnos o consultarnos. Estaremos encantados de estudiar tu caso y buscar la mejor solución para ti.

¡Visítanos, somos tu clínica de referencia en A Coruña!

Clínica Assistens Coruña
El Grupo Assistens es un proyecto colaborativo de varios profesionales de la medicina en A Coruña. Actualmente ofrecemos diferentes especialidades médico-quirúrgicas en el área asistencial, pero también formativa, divulgativa y de investigación.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando...

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí